Como prometíamos en nuestro anterior post, ahí va un pequeño examen sobre las posiciones planteadas en tribunales en impugnación del citado período de prueba de un año en el contrato de apoyo a emprendedores.

Vamos a intentar hacer un repaso completo de las resoluciones judiciales (y otras que no se pueden considerar como judiciales pero de mucha relevancia) dictadas sobre esta cuestión del período de prueba y para ello empezaremos por aquéllas que se pronunciaron en relación a períodos de prueba semejantes establecidos en convenios colectivos, ya que, como explicábamos en el anterior post, ya los convenios tenían la facultad de ampliar los períodos de prueba máximos establecidos en la ley y lo habían hecho.

Sin pretender ser exhaustivos, podemos citar las siguientes resoluciones de relevancia:

  • Sentencia de 12 de noviembre de 2007 del Tribunal Supremo sobre el Convenio Colectivo de Telefónica Publicidad e Información, S.A. Esta sentencia viene a analizar un período de prueba pactado de 2 años y lo declara nulo por considerarlo un abuso de derecho, ya que no parece razonable que un puesto de comercial requiriese dos años para comprobar la capacitación del trabajador.

Destacamos esta sentencia por lo sencillo de su razonamiento, y porque analiza la cuestión desde el punto de vista del tiempo necesario para examinar la capacidad del empleado. Véase que la nueva sentencia del Tribunal Constitucional afirma que permite al empresario comprobar la viabilidad del nuevo puesto también.

  • Sentencia de 20 de julio de 2011 del Tribunal Supremo sobre el convenio de Yell Publicidad. En este caso se trataba de un período de prueba para el personal de ventas de 1 año de duración. En este caso el Tribunal afirma que no pueden establecerse períodos tan largos que de amparo en la práctica a lo que es normalmente objeto de un contrato temporal.

Como vemos hay una pequeña evolución, porque afirma que no es necesario ese tiempo para examinar la capacidad del empleado pero también que eso puede encubrir un contrato que pretende ser temporal.

  • Resolución de 23 de mayo de 2012 del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre el fondo en una medida semejante que se aprobó en Grecia y fue impugnada por los sindicatos, viniendo a resolver que realmente una medida de un período de prueba de un año oculta un contrato temporal con extinción acausal que viola el artículo 4.4 de la Carta Social Europea que exige un período de preaviso para la extinción de los contratos de trabajo proporcional a la antigüedad.
  • Sentencia de 19 de noviembre de 2013 del juzgado social nº 2 de Barcelona, que acoge el mismo argumento del CEDS por violación del 4 de la CSE argumentando que es derecho interno por disposición del artículo 10 de la CE.
  • Sentencia de de 2 de abril de 2014 del Juzgado de lo Social nº 1 de Tarragona: a parte de reiterar lo razonado por el Juzgado de lo Social de Barcelona, cita también la ratificación de España del Convenio 158 de la OIT por conculcar el derecho a la igualdad y a la protección en caso de despido.
  • Sentencia 119/2014 de 16 de julio de 2014 del Tribunal Constitucional por la que se desestima el recurso de inconstitucionalidad planteado por el Parlamento Navarro y que resuelve que es constitucional el período de prueba de un año en los mismos términos que la sentencia que analizábamos en nuestro primer post.
  • Sentencia de 27 de noviembre de 2014 del Juzgado de lo Social nº 1 de Toledo que insiste en la argumentación del Juzgado de lo Social de Barcelona pero ya después de haber sido declarada constitucional la reforma.
  • Sentencia de 5 de febrero de 2015 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea declara que es incompetente para resolver la cuestión planteada por el Juzgado de lo Social nº 23 de Madrid que venía a plantear que era una vulneración de la normativa europea sobre contratos temporales porque en realidad ocultaba la aplicación de un contrato temporal (en línea con lo argumentado por el Tribunal Supremo al anular los períodos de prueba de más de un año) Declara su incompetencia porque no es realmente un contrato temporal.

En definitiva, parece que el Tribunal Constitucional ha abierto otra vía de argumentación para defender la duración más larga de un período de prueba, rompiendo con la doctrina del Tribunal Supremo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, no ha considerado que ese contrato pueda ocultar un verdadero contrato temporal, rechazando así la interpretación de algunas sentencias del Tribunal Supremo. Sin embargo, parece que sigue viva la vía de escape para los tribunales de acudir a la resolución del CEDS y a la Carta Social Europea para argumentar la nulidad del pacto, así que la peligrosísima inseguridad jurídica continúa latente. Seguiremos informando de futuras novedades.